VICKERS WELLINGTON Mk.IA/C AIRFIX A08019 ESCALA 1/72

VICKERS WELLINGTON Mk.IA/C AIRFIX A08019 ESCALA 1/72

34,95 €
Impuestos incluidos

El Vickers Wellington, era un bombardero británico bimotor mediano con estructura metálica recubierta de lona, con cola clásica en configuración de ala media de la Segunda Guerra Mundial. El vuelo del prototipo tuvo lugar en 1936, y la producción duró entre los años 1936 y 1945. El modelo Vickers Wellington entró en servicio en la RAF en 1937. Durante el servicio, se crearon varias versiones de este avión, que se diferencian principalmente en los motores y las armas defensivas utilizadas. El primer modelo de producción fue el Wellington Mk.I, que en la versión Mk.IC obtuvo una versión a gran escala. En 1940 se introdujo el modelo Mk.III. La versión más producida del Wellington fue el Mk.X. Los aviones de este tipo, en las versiones Mk VIII, XI, XII, XIII y Mk XIV, fueron ampliamente adaptados como bombarderos marinos, aviones de patrulla y aviones torpederos, y se utilizaron para combatir a los submarinos alemanes. En el período entre 1939 y 1943 participaron en expediciones de bombardeos sobre Alemania, pero luego dieron paso a aviones cuatrimotores. El avión, aunque no era especialmente maniobrable, era muy fácil de pilotar, caracterizado por un bajo índice de averías y, sobre todo, por la legendaria resistencia y durabilidad de la estructura.

Datos técnicos (versión Mk.IC): longitud: 19,69 m, envergadura: 26,27 m, altura: 5,31 m, velocidad máxima: 378 km/h, velocidad de ascenso: 5,7 m/s, techo práctico: 5500 m, alcance máximo: 4100 km, armamento: fijo - 6-8 ametralladoras calibre 7.7 mm, suspendidas - hasta 2040 kg de bombas.

VICKERS WELLINGTON Mk.IA/C AIRFIX A08019 ESCALA 1/72

Cantidad
Disponible

La fuerza de bombarderos británica, al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, sólo constaba de unos 300 aviones, y estaba formada, en su mayoría, por escuadrones de bombarderos ligeros y medios. El bombardero de tamaño medio y largo alcance más capaz de la época era el bimotor Vickers Wellington, que voló por primera vez en 1936, y entró en servicio en la RAF con el escuadrón nº 99 en Mildenhall, en octubre de 1938. El avión de producción en la fábrica de Vickers Brooklands, se parecía muy poco al prototipo y, comparado con los bombarderos medios contemporáneos que ya estaban en servicio, el Wellington parecía tener un diseño mucho más avanzado y ser un avión temible para cualquier enemigo potencial. Su elegante diseño monoplano y su pesado armamento defensivo, situaban al nuevo Wellington como uno de los bombarderos medios más avanzados y capaces del mundo.

Quizás la característica más significativa del diseño de los Wellington fue la adopción de un método de construcción geodésico, desarrollado por el famoso ingeniero e inventor británico Barnes Wallis, para su uso en dirigibles. Se utilizaron vigas de duraluminio en forma de W, para formar una construcción de celosía metálica en la que se atornillaban listones de madera, que luego permitían fijar la piel exterior de tela dopada del avión. El fuselaje resultante era relativamente ligero, pero poseía una gran resistencia y, aunque este método de construcción suponía un reto para las empresas dedicadas a la fabricación de bombarderos Wellington, la resistencia inherente al diseño resultaría crucial cuando el avión entrara en combate. Capaz de soportar el daño significativo de la batalla, numerosos Wellingtons de la RAF consiguieron traer a sus tripulaciones de vuelta a casa, cuando otros bombarderos habrían fallado en hacerlo.

El Wellington no tardo en alcanzar fama, por su resistencia y capacidad para soportar fuego enemigo desde sus primeras acciones de guerra en 1939. Prestando servicio junto al Whitley y Hampden, el Wellington sufrió importantes daños en incursiones sin escolta durante el día al comienzo de la guerra. En cuanto se destinó a operaciones nocturnas, pudo operar con eficacia, y aunque fue retirado de las operaciones en primera línea después de 1943. Siguió en producción hasta el final del conflicto, siendo el único bombardero de la RAF, que se mantuvo en producción constante durante toda la guerra. Fue un aparato con gran capacidad de adaptación; algunos modelos contaban con motores Merlin, en lugar de los motores radiales originales, y otros fueron equipados con radares, para operaciones antisubmarinas, del Mando Costero.

Esta maqueta incluye calcas para la decoración de los siguientes modelos:

· VICKERS WELLINGTON MK.IA, “R” Robert, Unidad de Formación Operativa N.º20, Fuerza Real Aérea Lossiemouth, Escocia, diciembre de 1940. Avión recuperado del Lago Ness en 1985, y actualmente en exposición en el Museo Brooklands de Competición Automovilística y Aviación, Surrey, Inglaterra.

· VICKERS WELLINGTON MK.IC, Escuadrón de Aviación de Nueva Zelanda N.º75, Fuerza Real Aérea de Feltwell, Norfolk, Inglaterra, 7 de julio de 1941. Por sus acciones al subir al ala en vuelo e intentar sofocar un incendio en el motor, el sargento piloto James Allen Ward recibió la Cruz de la Victoria.

VICKERS WELLINGTON Mk.IA/C AIRFIX A08019 ESCALA 1/72


5055286647093

Referencias específicas