• Nuevo
PANZER I BREDA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA 1936 - 1939 AMMO MIG AMIG8506 ESCALA 1/35

PANZER I BREDA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA 1936 - 1939 AMMO MIG AMIG8506 ESCALA 1/35

37,50 €
Impuestos incluidos

PANZER I BREDA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA 1936 - 1939, es una maqueta de la marca AMMO by MIG Jimenez, a escala 1:35. La maqueta del PANZER I BREDA, utilizado durante la Guerra Civil Española de los años 1936 hasta 1939, es una maqueta que la prestigiosa marca AMMO By MIG Jimenez, presenta en edición limitada, e incluye manual de instrucciones de montaje con la historia del modelo, lámina de fotograbado, guía de pinturas (no incluidas en el set), fotos históricas en el interior, orugas y ruedas funcionales, y hoja de calcas para la decoración de la maqueta en cuatro opciones diferentes:

. PANZER I BREDA, 1ª Compañía.

. PANZER I BREDA, 3ª Compañía.

. PANZER I BREDA, 4ª Compañía.

. PANZER I BREDA, 5ª Compañía.

AMMO MIG AMIG8506

Cantidad
Disponible

PANZER I BREDA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA 1936 - 1939, es una maqueta a escala 1/35 de la marca AMMO by MIG Jimenez, en edición limitada. En este set nos vamos a encontrar con el manual de instrucciones de montaje, que incluye la historia del modelo a montar, hoja de calcas para la decoración, lámina de fotograbado, fotos históricas en el interior, orugas y ruedas funcionales, y guía de pinturas (no incluidas en el set). Esta maqueta del PANZER I BREDA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA 1936 - 1939, viene presentada con gran calidad y minuciosos detalles.   

En octubre de 1936 llegarían a Sevilla los primeros Panzer I Ausf.A, desde donde se enviarían a Cáceres, para que el personal realizara los cursos de formación. Un mes después, recorrerían el mismo camino los Ausf.B, consiguiendo formar las tres primeras compañías. Aunque no habían participado en ningún combate, los Ausf.A no eran nuevos, pues llevaban varios años realizando instrucción y maniobras.

Los instructores sabían del defecto esencial de este vehículo; el mamparo de separación entre la cámara del motor y la de combate no estaba blindado, lo que implicaba que un disparo que penetrara por las salidas de aire, con total seguridad causaría heridas al personal. Por este motivo se fabricaron unas protecciones adicionales para esos huecos, así como una plancha, también blindada, para la entrada de aire, que presentaba el mismo problema. En Alemania tardarían más en dar solución a esta cuestión, ya que sería a finales de 1938, cuando se diseñaron unos protectores similares, pero de formas más elegantes, con los que ya contaban los últimos veinte vehículos que llegarían en enero de 1939.

Su primera participación, en la Guerra Civil española, tendría lugar durante los ataques a Madrid, en apoyo a la infantería nacional. Allí se haría evidente su escasa potencia motriz, la falta de blindaje, y la muy ajustada potencia de fuego a la lucha contra la infantería. Al no encontrar oposición anticarro resultarían útiles, aunque con el desarrollo de la contienda se vio que precisaban de más potencia, y que no eran adversarios para los vehículos T26. A pesar de la oposición alemana, la solución pasaba por instalar la ametralladora italiana Breda de 20mm en la misma torreta, algo similar a lo que estaban haciendo en los Panzer II. La prueba la realizarían sobre cuatro vehículos retirados del frente, a los que se modificaría la torreta para recibir esta mejora.

Así, las nuevas torretas fueron repintadas, posiblemente con la misma pintura que utilizaban los segundos escalones para retoques, aunque no puede descartarse que, la falta de suministros obligara a recurrir a productos nacionales del mismo color. La diferencia de tono se debería tanto a esta circunstancia, como al desgaste que acumulara la pintura anterior, con varios años de servicio, y al menos uno en primera línea. Es probable que las unidades transformadas en Sevilla llegaran en octubre de 1937, cuando se formó el denominado Primer Batallón de carros de combate, con dos Grupos: el primero con tres compañías y el segundo con sólo dos. A partir de la documentación escrita y gráfica recopilada, se puede barajar la hipótesis de que la segunda compañía no recibió ninguno de estos carros, lo que parece corroborar una foto fechada a mediados de octubre de 1937, y tomada en Zaragoza, en la que se ven diez Pz.I y cinco T26 en formación.

Los documentos gráficos con los que se cuentan son escasos, apenas una treintena de fotos de baja calidad, recortadas, censuradas, sin constar fecha ni ubicación. Afortunadamente, a partir de diciembre de 1938, se instauró un sistema de identificación de tres dígitos, lo que permite identificar al único vehículo sobreviviente hasta esa fecha. A partir de su camuflaje y de los desperfectos producidos por el combate, vemos que se trata de un carro perteneciente a la 3ª Compañía.

AMMO MIG AMIG8506


8432074085065

Referencias específicas